Inicio » Novedades » Comunicados » Aborto y salud pública

Aborto y salud pública

Las historias trágicas de aborto -contadas en primera persona o extraídas de un resumen periodístico- fueron y son un drama social y un fracaso de la atención sanitaria. En nuestra profesión la evidencia científica manda y las cifras suelen ser determinantes. Sin embargo, a mi modo de ver, nuestra ética nos impide pasar por alto que detrás de cada número, de cada cifra y de cada indicador hay una persona esperando por su derecho a la salud

Por Adriana Alvarez*

Compartir

Las estadísticas vitales constituyen una de las herramientas fundamentales para evaluar la actividad demográfica del País. Más que un producto final representan insumos intermedios para usarse en la toma de decisiones y en la investigación.

Tener el “Dato” y poder analizarlo en su contexto nos da la posibilidad de entender por qué decimos que las complicaciones del  Aborto contribuyen  a el último emergente que es la Muerte Materna (MM), pero también entrañan una enorme cantidad de complicaciones  o enfermedades que llamamos Morbilidad Materna, dato demográfico y sanitario que cumple la función de informar la proporción de mujeres que sufren una enfermedad -a consecuencia de un aborto- en un espacio y tiempo acotados.

Una de las tantas  situaciones preocupante surgida en el debate legislativo sobre la legalización y despenalización del aborto fue desmerecer las cifras oficiales de muertes maternas por complicaciones vinculadas a esta práctica. Si son muchas o son pocas con respecto a otras causas de mortalidad es una discusión irrelevante porque  quienes trabajamos honestamente en salud sabemos que todas estas muertes son “evitables”.

Como ocurre con la violencia que sufren las mujeres, el femicidio al igual que la muerte materna son las expresiones últimas de una problemática de género. Ahora bien, a la par de la muerte materna debemos interrogarnos acerca de otros indicadores también importantes que si bien no hacen a la muerte física de una mujer, pueden componer una realidad que ponga en tela de juicio el mismo concepto de “vida” o “calidad de vida”.

Embarazo Adolescente

La tasa de fecundidad adolescente temprana se ubica en los últimos años con valores cercanos al 2 x 1000. Esto significa que anualmente cerca de 3.000 (tres mil) niñas menores de 15 se convierten en madres poniendo en riesgo su salud física y emocional con un embarazo a esa edad. También compone una preocupación el consentimiento de esas gestaciones dado que se incrementa la probabilidad de que el embarazo sea producto de abuso sexual, de relaciones forzadas o explotación sexual.

En el año 2015 hubo 2.787 nacimientos de madres menores de 15 años, lo que significó una tasa de fecundidad temprana para ese año del 1,6 x 1.000. La variación provincial es amplia, las tasas más altas se encuentran en las provincias del NEA (5,2 X 1000 en Chaco, 4,7 x1000 en Formosa ;3,7 x 1000 en Misiones; en Tucumán 2,5 x 1000) y las más bajas en la región Centro y Patagonia (0,7 x 1000 Buenos Aires, 1,1 x1000 en Chubut y 1,3 x 1000 en Córdoba).

Valga la aclaración acerca de que Tucumán supera la media nacional en este tema. Mientras la tasa de Fecundidad Adolescente en Argentina es del 62.6%, nuestra provincia ostenta un 73.7%. 

En Tucumán, según datos de 2015, 5.451 adolescentes fueron madres. Veamos sus edades:

Edad de madres adolescentes 

10

11 12 13 14 15 16 17 18 19

Total

Cantidad  adolescentes

2 3 29 134 394 843 1130 1415 1501

5.451

Embarazo no planificado (ENP)

El embarazo no planificado (también denominado embarazo no previsto, no querido, no planeado, no planificado, no intencional, inesperado, imprevisto o inoportuno) es aquel que se produce sin el deseo y/o planificación previa y ante la ausencia o fallo de métodos anticonceptivos adecuados.

Datos de EMBARAZO NO PLANIFICADO [1] País Tucumán
Embarazo no planificado Total de mujeres Edad Fértil 58,1% 56,3%
Embarazo no planificado en adolescentes de 15 a 19 años 67,0% 65,6%
Embarazo no planificado y no uso de MAC Total 75,9% 88,0%
Embarazo no planificado y no uso de MAC en adolescentes de 15 a 19 79,6% 92,1%
Embarazo no planificado en nulíparas 59,7% 58,7%
Embarazo no planificado en mujeres que tuvieron entre 1 y 3 hijos nacidos vivos 54,8% 52,7%
Embarazo no planificado en multíparas 67,2% 64,3%
Embarazo no planificado en nulíparas menores de 19 años 68,8% 67,6%
Embarazo no planificado en mujeres menores de 19 años que tuvieron entre 1 y 3 hijos nacidos vivos 64,1% 61,0%
Embarazo no planificado en multíparas menores de 19 años 65,0% 80,0%

Estas cifras nos muestran claramente  que más salud en la sociedad no depende exclusivamente de más médicxs, sino de mayor ciudadanía.

Si analizamos el Embarazo No Planificado (ENP) de mujeres adolescentes -un rango de edades de 10 a 19 años que han egresado de un sistema de salud con el segundo o tercer evento obstétrico (parto vaginal /cesarea ) y que manifiestan tener 1 a 3 hijos- hablamos de la multíparas menores de 19 años que en Tucumán mas del 80%. ¿Por qué esta adolescente no recibió una consejería? ¿Por qué no salió de su primer evento obstétrico con un método anticonceptivo?

Esta categoría plantea una reflexión que va mas allá del evento obstétrico en sí mismo. Esta adolescente que con su corta edad pasó -al menos- en 3 (tres) oportunidades por un servicio de salud encarna el mayor fracaso y el desafío más urgente para las políticas de salud: la imperiosa necesidad de migrar de un modelo de atención sanitaria basado en la curación de las enfermedades o en el evento sanitario, hasta llegar a un modelo basado en la promoción de la salud y los derechos.

Egresos hospitalarios por aborto (EHA)

Lo real lo reflejado en las estadísticas es: en el 2013, mas de 47.000 mujeres se internaron en los hospitales públicos por problemas relacionados con el aborto que se traduce como egreso hospitalario por aborto (EHA); 135 mujeres por día, 2 de cada 10 tenían 19 años o menos y 3 de cada 10 tenían entre 20 a 24 años.

Si se analiza la tasa de EHA entre el 2005 y el 2014, también se observa una disminución de la misma en un 20 % menos con respecto al primer año analizado. Actualmente a nivel País se encuentra en un 9,9% debido al acceso de las usuarias a información desde las redes sociales , las redes de mujeres activistas y en el mejor de los casos a la información brindada en servicios de salud sensibilizados y capacitados para prevenir riesgos y daños que surgen de la interrupción del embarazo en condiciones inseguras.

Total

Aborto Total (EHA)

Adolesc. 15-19 (EHA)

País

47.063

8200

Tucumán

2.069

368

Muerte Materna (Deis 2016 Total País Según Causas y Edad)

También existe un sub-registro donde los códigos del CIE10 mas el “status legal” aducido por los efectores de salud y la reticencia a codificarlo como tal al aborto ya sea legal o no legal , y aun cuando el egreso es por ILE /ANP siempre seguimos en la clandestinidad del dato del registro por ende existe evidentemente un sub-registro de este indicador de daño; de morbilidad en las mujeres que egresan tanto del sector público como del privado , que hoy en la Argentina tiene el 50% de las camas de internación.

CAUSAS TOTAL MM -15 AÑOS 15-19 AÑOS 20-29 AÑOS 30-39 AÑOS +40 AÑOS
Todas 245 1 30 101 99 14
Aborto 43  – 5 20 16 2
Directas 135 18 48 59 10
Indirectas 67 1 7 33 23
  • Cada día mueren aproximadamente casi 830 mujeres por causas prevenibles relacionadas con el embarazo y el parto, en el Mundo.
  • Un 99% de la mortalidad materna corresponde a los países en desarrollo.
  • La mortalidad materna es mayor en las zonas rurales y en las comunidades más pobres.
  • En comparación con otras mujeres, las jovenes adolescentes corren mayor riesgo de complicaciones y muerte a consecuencia del embarazo.
  • La atención especializada antes, durante y después del parto puede salvarles la vida a las embarazadas y a los recién nacidos.
  • La mortalidad materna mundial se ha reducido en alrededor del 44% entre 1990 y 2015.
  • La meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es reducir la razón de mortalidad materna (RMM) mundial a menos de 70 por 100 000 nacidos vivos entre 2016 y 2030.[2]

Conclusión

El aborto es una situación indeseable que solo se puede atender, asesorar, acompañar a la mujer desde la salud pública, en palabras del Ministro de Salud de la Nación Dr .Adolfo Rubisntein, quien remarco que es fundamental el rol del las políticas sanitarias en este problema social que es prioritario en la agenda pública. Nuestra Sra Ministra de Salud de Tucuman,  Dra Rossana Chahla, declaró recientemente “Desde lo personal como madre, mujer y médica es muy claro que estoy a favor de la vida. Y en esta función que me toca de ministra de Salud, mi responsabilidad es una posición institucional que será la que sostenga este gobierno, y por supuesto el gobernador Manzur”.  Asimismo reconoció en una entrevista radial reciente que “en los países en los que se despenalizó el aborto se puede comprobar que disminuyeron las muertes maternas…y que evidentemente estamos fallando en la educación de nuestros jóvenes”. 

Llegó la hora de hacer y por supuesto que la solución ideal al problema del aborto sería que no hubieran más abortos. Ahora, mientras ese ideal permanezca inalcanzable hay que tratar que se realicen en ambiente seguro y se requiere la colaboración de todxs los profesionales de salud.

En síntesis, los datos oficiales acerca de la situación de salud de las  mujeres y de las adolescentes nos permiten identificar vacíos de información en la población que se asiste y la necesidad de profundizar el conocimiento en torno a las manifestaciones de inequidad en el acceso a la salud, los factores que intervienen en detrimento del cumplimiento o no de los derechos y la interrelación entre políticas y resultados sanitarios.

Siempre habrá embarazos no planeados y abortos voluntarios, porque ningún método anticonceptivo es perfecto, porque nuestra biología no es perfecta. Podemos contribuir a reducirlos si nos organizamos para aumentar la aceptación de la anticoncepción de alta eficacia real e impartir educación para decidir. Igualmente el aborto seguro siempre será necesario porque es un derecho de las mujeres y una obligación de cualquier Estado comprometido con garantizar una atención de calidad

*Médica toco ginecóloga. Maestranda en Salud Sexual y Reproductiva de la Escuela de Salud Pública – Facultad de Ciencias Médicas UNC. Ex – Coordinadora Nacional de Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable del Ministerio de Salud de la Nación Argentina y Ex – Coordinadora del Programa Provincial de Salud Sexual y Procreación Responsable de la Provincia de Tucumán. Profesora adjunta de Humanidades: Bioética I del Instituto de Salud y Calidad de Vida de la Universidad San Pablo Tucumán.

Fuentes:

[1] Censo nacional de Población, Vivienda y Hogares 2010

[2] Censo nacional de Población, Vivienda y hogares 2010

3) Documento de Trabajo – Área de Insumos del PNSSyPR 2014

4) Documento de Area Sistema de Información y Monitoreo 2014

5) Estadísticas Vitales, Información Básica – Año 2015 – DEIS/MSAL Serie 5 Nº 59

6) Egresos Hospitalarios Sector Oficial 2013 – Publicado diciembre 2015 DEIS / MSAL Serie 11 – Número 14

5) Estadísticas Vitales, Información Básica – Año 2015 – DEIS/MSAL Serie 5 Nº 59

6) Egresos Hospitalarios Sector Oficial 2013 – Publicado diciembre 2015 DEIS / MSAL Serie 11 – Número 14

7) Sistema de Información Perinatal – Subsecretaria de Salud Comunitaria – MSAL DINAMI DATOS AÑO 2014

8) http://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/maternal-mortality

9) https://repositorio.cepal.org/handle/11362/12842

10) http://www.telam.com.ar/notas/201609/163958-el-aborto-inseguro-registra-15000-egresos-hospitalarios-bonaerenses-al-ano-reporto-la-jefa-del-programa.html

 

 

 

 

Contacto