Inicio » Novedades » Entrevistas » Charlas de peluquería » Charla de peluquería con Ro Ferrer

Charla de peluquería con Ro Ferrer

Días de ASPO, días de DISPO, días de charlas feministas. Ella es nuestra ilustradora preferida, la que pone el corazón en sus dibujos y toca los nuestros con sus pinceles verdes. Relajate unos momentos y sentate con Ro Ferrer mientras nos hacemos los ruleros en esta nueva charla de peluquería

Por Flor Sabaté

Compartir

MXM: ¿Cómo definiría Ro Ferrer a Ro Ferrer?

RO FERRER: Una aprendiz, inquieta, observadora… un dibujo en proceso. En lucha constante con la culpa aprendida, una bola de energía con los sentimientos a flor de piel continuamente jajajaa.

Hoy, intentando no ser tan intransigente, busco seleccionar los pensamientos y vivir el momento con todo lo que trae la vida. La paciencia no es uno de mis fuertes. Entendí que pelear contra la ansiedad es posible sólo si hacer carne esto de que sólo el presente es lo que importa, lo demás son historias que creamos en la cabeza y no sabemos si realmente van a suceder; miedos, mandatos, presiones, ilusiones… ¿Cuánta energía ponemos en cosas que sólo existen en nuestra mente? ¿Cuántas cosas no logramos ver por estar inmerses en nuestros pensamientos y preocupaciones repetitivas?

  No me puedo definir como “algo” terminado, así que el “modo aprendiz” abarca todas las posibilidades de la persona que quisiera ser.

MXM: ¿Cuándo sentís que te posicionaste como feminista?

RO FERRER: Aproximadamente hace cinco años. Fue después de un proceso personal doloroso y profundo que coincidió con el primer “Ni una menos”. Creo que en ese momento me invadió lo colectivo, el entender que aquello que me había sucedido era algo estructural, continuo, estereotipado diría, justamente por ser una construcción cultural que lleva siglos de perfeccionamiento; que no sólo me había sucedido A MÍ.

Me di cuenta que siempre lo había sido. El tema es la mala prensa que convenientemente se genera alrededor del feminismo, la creencia de que ‘es un extremo del machismo’, ‘lo mismo pero al revés’, que ´las feministas son violentas y odian a los varones´. Estas premisas falsas me alejaban de esta filosofía de vida que busca equidad, romper con toda forma de violencia, desigualdad, discriminación y explotación; desarmando cada mecanismo de control, ubicación y definición. Al menos así es como habito al feminismo, un posicionamiento político en búsqueda de justicia social, de derechos, oportunidades y libertades para todas las personas. En definitiva, los privilegios son derechos que aplican a ciertos grupos, y suelen ser difíciles de detectar como tales, salvo que hagas el trabajo interno de pensar críticamente y analizar más allá de la propia realidad.

Soy consciente de que funciono como un canal de comunicación.

Busco visibilizar luchas siempre parada desde el lugar de compañera. Aliada en las peleas por visibilizar y modificar esas realidades que no son o no fueron las mías.

Comunicar no debe transformarse en apropiación cultural, yo puedo ser aliada de mis compañeras travestis, trans, lesbianas, no binaries, intersexuales… soy aliada de mis compañeras campesinas, villeras, negras, migrantes, de quienes tienen alguna discapacidad…porque compartimos una o varias violencias, sometimientos, situaciones de desigualdad, PERO NO TODAS. Ahí está la importancia de reconocer los propios privilegios de los que hablaba antes. Eso y entender que no se trata de una competencia de opresiones sino una lucha colectiva, que es cultural y política, y hay que darla en todos los ámbitos de nuestras vidas.

 

MXM: ¿Cómo te imaginas un mundo no binario?

RO FERRER: Como un mundo en el que todas las personas tengan el derecho a SER como quieran, sin tener que seguir normas impuestas por otres para definir su identidad, expresión de género, orientación sexual, etc. Imagino un mundo más humano, igualitario, libre.

MXM: Como ilustradora ¿Considerás que a las mujeres les cuesta más insertarse en ese medio?

RO FERRER: Salvo en los trabajos relacionados con educación, cuidado de personas, limpieza o estética que no son más que una extensión que las tareas de crianza, cuidado y servidumbre no pagos que nos endilgaron en el momento de asignarnos el género femenino, espacios permitidos, ‘lógicos’ para la mirada patriarcal y machista ¿en qué espacios no nos cuesta insertarnos?

  Siempre debemos probar que somos buenas, capaces, que estamos preparadas. Incluso estando con varones mediocres, su palabra va a ser escuchada, los ‘códigos’ de protección y aval machistas suelen colocarnos por fuera de la credibilidad, de los lugares de poder y toma de decisiones.

Hay una mirada paternalista, androcéntrica, que nos lleva a estar siempre al límite ¿no? Esa sensación de no dar nunca la talla. Es que no nos entrenar para creer en nosotras, todo lo contrario, aprendemos a vivir con una sensación de insatisfacción.  El Sindrome de la impostora, seguro lo sentiste alguna vez, es ese momento en el que pensás que ‘se van a dar cuenta que no soy TAN buena en mi trabajo, que tanto no sé, que hay mil personas mejores’, etc. ¡Es terrible!

 MXM: ¿De qué modo viviste el pasado hackeo a tus cuentas de Instagram y Twitter? ¿Crees que fue un ataque de bots anti derechos?

RO FERRER: Fueron diferentes. Cuando cerraron mi Twitter sí. Porque fue luego de la presentación del Proyecto de Ley de Interrupción Legal del Embarazo de 2019. Digamos que había estado bastante activa jajjajja y hubo una oleada de ‘denuncias’ hacia la cuenta.

   Hace unas semanas sufrí ´PHISHING’, que es el robo de datos sensibles (claves, páginas, cuentas bancarias). Recibí un mensaje privado como si fuera de Instagram en el que decía que tenía problemas de Copyright y que si no verificaba la cuenta antes de 48hs iban a cerrarla. Entré como una marmota, enviaron un link y se hicieron pasar por soporte técnico. Yo les di la clave de verificación y se apropiaron de mi laburo de años. Pude recuperar la cuenta gracias al equipo de Protección de Datos Personales de la Defensoría del Pueblo de la CABA.

En este último caso no creo que hayan sido anti derechos. Según lo que me explicaron les especialistas, son grupos que roban las cuentas con muches seguidores para re-venderla o utilizarlas como señuelo para continuar con esta metodología de apropiación y suplantación de personalidad en las redes.

MXM: Como activista de la Campaña Nacional por el derecho al Aborto legal, seguro y gratuito ¿Por qué debe ser en el 2020?

RO FERRER: Porque no hay más tiempo para dilaciones. Ya está claro que es un tema de salud pública, que se trata de una ampliación del derecho que ya existe desde 1921, que es la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) por las causales violación y salud integral.

La ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE), implica equidad en el acceso al sistema de salud, a las prácticas seguras, a la información y atención correctas, que tomen en cuenta la voluntad de la mujer, lesbiana, no binarie o varón trans. La capacidad de gestar no puede continuar siendo equivalente de ‘maternidad obligatoria’.

  Más allá de las creencias o posicionamiento personales de les profesionales de la salud, primero debe estar el derecho a decidir cómo proyectar la propia vida.

Y de ningún modo la situación económica debería ser un determinante de las posibilidades de sobrevivir o no a un aborto mal practicado.

Que existan médicos que niegan una IVE en el hospital público pero acceden a realizarla en sus consultorios privados por una suma importante de dinero, y que además realicen legrados, siendo una práctica que se desaconseja; da cuenta de dos cosas, del negocio que se les termina si se legaliza como una práctica más de salud y el fin de esa cruel intención de disciplinar y herir a quien precisa abortar (por la razón que sea).

MXM: Abolicionismo Vs. Trabajo Sexual ¿Por qué es un parteaguas que parece no encontrar espacio para diálogo dentro de los feminismos?

RO FERRER: Como lo veo yo, de ningún modo es ‘Abolicionismo vs Trabajo sexual´, a lo sumo podemos plantear ‘Abolicionismo Vs Reglamentarismo’.

Hay tres corrientes: el Abolicionismo, el Prohibicionismo y el Reglamentarismo.

Es EL tema que parte aguas porque parte desde posturas que defienden distintos intereses (políticos, partidarios, sindicales, individuales, colectivos). El problema es cuando sólo queda en chicana y debate, olvidando que hablamos de personas, de vidas. Que cada situación debería ser atendida.

El prohibicionismo claramente busca prohibir el ejercicio de la prostitución y persigue a quienes estén en situación de prostitución, ya sea que se definan como trabajadoras sexuales o no.

El abolicionismo no busca decirle a las compañeras qué hacer o no con su cuerpo. Lucha para desarmar el Sistema Prostituyente; pone la mirada en los proxenetas y puteros, quienes consumen, deshumanizan y mercantilizan nuestros cuerpos. Entiende que es una de las patas del patriarcado, eso de que seamos carne para consumo y placer masculino. ¿Hay varones en situación de prostitución? Por supuesto, pero lamentablemente la mayoría sobre quienes recae esta construcción patriarcal, son niñas, adolescentes, mujeres, travestis y trans.

Otra construcción falaz es la de asegurar que el abolicionismo se planta desde la moralina puritana. Todas nuestras miradas necesariamente responden a una moral, la que sea, incluso la que protege los privilegios masculinos y los disfraza de “derechos”. Es como cuando los anti derechos hablan de ‘ideología de género’ para darle una connotación negativa. Todo conjunto de ideas sobre creencias, normas, moral, etc, es una ideología.

El abolicionismo percibe que se ha normalizado el “derecho del varón a hacer lo que quiera con nuestro cuerpo”, que jamás se preguntará si quien tiene en frente ‘elige’ estar ahí o lo hace porque no tiene las mismas posibilidades que él de acceder a otro trabajo (ni hablar de la comunidad travesti-trans), o si es víctima de Trata de personas, ¿y si es menor?¿Cuántos puteros normalizan como derecho el abuso sexual en la infancia? Al prostituyente sólo le interesa saciar su deseo y punto.

Por eso como abolicionista también leo como dos caras de la misma moneda a la Trata y la prostitución, porque sin la demanda del prostituyente, no existiría ninguna. Ahora, en situaciones de equidad en el acceso al empleo a derechos básicos como salud, educación, alimentación, situación habitacional y diversas opciones de empleo: ¿le diría a alguien que no se prostituya? No, quién soy yo para decidir por alguien más. Y espero que quien siga ese camino, tenga todas las seguridades posibles. Es momento de que las especialistas en el tema se sienten a planificar políticas reales, que se refuerce la Ley contra la Trata de Personas, que haya una reparación económica para las sobrevivientes. ¿Pero hay una intención real de desmantelar redes de trata, de desarmar la connivencia policial, se toma en cuenta a cada persona en situación de prostitución y de manera federal? Me parece muy violento y negacionista cuando se pretende englobar a todas las personas que están en situación de prostitución, como TS. Que no es lo mismo que estar en su contra ¿Me explico? Es una luca por el sentido, y si sólo se visibiliza o activan políticas para UN grupo, de qué derechos hablamos, de los de quién.

En mis inicios feministas, había comprado el discurso reglamentarista de ‘con mi cuerpo hago lo que quiero’ ¡Claro que sí! Individualmente todes deberíamos poder hacerlo, el problema es cuando no tenés para comer y ninguna otra opción más que pararte en una esquina. Cuando eso se transforma en un negocio para el lobby proxeneta y a las personas en situación de prostitución (la que sea) se la llena de exigencias para cumplir con un mercado salvaje en el que la vida pasa a ser descartable…. Y, no.

Me hice abolicionista después de investigar bastante y escuchar a sobrevivientes del sistema y a putas abolicionistas, a Graciela Collantes, Margarita Meira, Sonia Sánchez, a Florencia Guimaraes García, Amelia Tiganus, a tantas más.

Es necesario diferenciar a quien se define como trabajadora sexual de quien busca reglamentar la prostitución. NO necesariamente todas las TS consideran que deba reglamentar el tener que afiliarse a un Sindicato, pagar un monotributo obligatorio, tener que presentar una libreta sanitaria, etc. Es decir, que se maneje su actividad desde el Estado. Por otro lado, en Argentina, el ejercicio de la prostitución no es ilegal, lo ilegal es la prostitución ajena. Si se reglamentara, muchas de las personas que están en situación de prostitución (porque no tienen otra opción, porque necesitan comer, alimentar a sus hijes, que no “eligen” ni cómo, ni con quién, ni dónde, que se paran en una esquina y suben a un auto sin saber si volverán con vida, sanas y salvas; o las que se definen autónomas), probablemente  no lograrían cumplir con los requerimientos de la reglamentación, y ahí sí quedarían por fuera de ‘la legalidad’.

Ese discurso que busca confrontar abolicionistas con TS, es parte de una construcción que niega que gran parte de las personas en situación de prostitución no pueden “elegir” (podemos también cuestionar cómo se construyen las ‘elecciones’ en nuestra vida), que también hay ‘putas abolicionistas’ o que las sobrevivientes del sistema en su mayoría lo son.

Perdón que me haya extendido, pero es importante conceptualizar correctamente, porque si no se sigue construyendo una dinámica destructiva y lo importante es avanzar en políticas que no dejen a nadie afuera, que dejen de sostener la estructura patriarcal-capitalista-clerical y sus mecanismos de control, deshumanización, desigualdad, explotación, ubicación, definición, explotación y opresión.

MxM: ¿Que opinas del TERF?

RO FERRER: Un discurso que niega realidades, para mí es violento.

Somos personas, y cómo nos definamos, es una cuestión individual, es un derecho, el derecho a ser, a construir la identidad de género con libertad.

Vivimos rodeades de construcciones culturales, los conceptos “hombre”, “mujer”, también lo son, como cada modo de definirnos. Supongo que es una característica de les seres humanes, esto de necesitar ponerle nombre a todo. Lo que no me parece justo, es que alguien crea que tiene potestad para negar la identidad de género de otra persona ¡menos que menos, apelando a los genitales, las hormonas o los cromosomas!  La Ley de Identidad de Género es una realidad en nuestro país, no es debatible.

MXM: ¿Fortalezas y debilidades de los feminismos hoy?

RO FERRER: Estamos en un proceso continuo, en el que a veces nos cuesta desarmar dinámicas machistas en los modos de relacionarnos. El momento de mayor fortaleza es cuando podemos construir incluso desde las diferencias y por lo tanto, la debilidad aparece cuando las colectiva o grupos se corren de la construcción colectiva o se inicia una disputa para ver quién vive un mayor nivel de opresión y discriminación; cuando se pretende “subir” pisoteando a otras, otres. En nombre del feminismo a veces se producen actos egoístas, individualistas también.  Nadie está exente de reproducir algún tipo de violencia, discriminación u opresión sobre otres.

   Al feminismo le piden respuestas, soluciones, que continuamente demos explicaciones, y en realidad, lo hacen para desestimar, para producir agotamiento.

MXM: Una palabra que sintetice “Lo personal es político” para Ro Ferrer

 RO FERRER:  SER.

Contacto