Inicio » Novedades » Comunicados » María Magdalena: Comenzó el camino hacia la justicia

María Magdalena: Comenzó el camino hacia la justicia

El día de ayer, 24 de Agosto, fue histórico para el capítulo de criminalización del aborto de nuestra provincia. Después de 10 años de resistencia judicial para buscar la verdad, finalmente el Fiscal de Instrucción Mariano Fernández puso en marcha la investigación de las denuncias de violencias y violación de secreto que una mujer, legrada sin anestesia y denunciada por sus médicas, sufrió en enero del 2012.

¿Qué pasó con «María Magdalena»?

María Magdalena estaba cursando un aborto espontaneo cuando fue a la Maternidad de Tucumán para buscar ayuda. Con 25 años ya tenía tres hijos y llegó esa madrugada acompañada de su pareja y su madre. Después de revisarla, las médicas Claudia Callejas y Alejandra Berenguer, quienes se suponía que debían cuidarla,

la acusaron de haberse provocado un aborto, y, según consta en la denuncia, la sometieron a un interrogatorio cargado de maltrato en una Sala de Partos comunitaria, le practicaron un legrado sin anestesia e hicieron entrar a su pareja para mostrarle al feto.

Las médicas también llamaron a la policía, que esa misma madrugada la interrogó en la sala de partos, rompiendo el secreto profesional que debían resguardar con la paciente, algo que está prohibido por el Artículo 156 del Código Penal y que fue considerado «tortura» por el Comité contra la Tortura de ONU.

En ese torbellino arrasador de violencia, le dijeron que si moría su marido «no le llevaría ni flores a su tumba».

En aquel momento, Rossana Chahla, Directora de la Maternidad y actual Ministra de Salud de la Provincia, dijo ante la prensa que «desde la institución estamos obligados por ley a denunciar este posible delito». La abogada asesora de la Institución, Daniela de Francesco, dictaminó: «Al haberse presumido un aborto provocado, es decir que se induce premeditada el cese del embarazo, resulta obligación del personal médico denunciar el hecho» Y consideró «No se observa en el procedimiento ningún tipo de violencia».

¿Qué pasó ayer?

El día Miércoles 24 de Agosto la Fiscalía de Delitos Complejos Conclusional citó a testificar a dos de las Psicólogas que presenciaron las violencias que estaba sufriendo «María Magdalena»: Fernanda Mónaco y Lourdes Plata Robles.

En aquel momento ellas interfirieron profesionalmente para resguardar a María Magdalena de las violencias y amenazas de cárcel y registraron en la historia clínica la violencia obstétrica institucional. También, junto al resto de las profesionales del Servicio de Salud Mental, cumplieron con la obligación de denunciar a la Dirección de la Maternidad pidiendo por escrito explicaciones sobre los maltratos, pero desde allí -inexplicablemente y también por escrito- se validó toda la violencia institucional.

Por realizar su trabajo y registrar el relato tal cual fue enunciado por María Magdalena, el Servicio de Salud Mental sufrió destratos y persecusiones a sus integrantes.

¿Qué pasa cuando «la Justicia» es justa?

Luego de 10 años de litigio para forzar que se abra la investigación, cuando el Poder Judicial mira para el lado correcto y se decide a investigar, es una alegría feminista.

Es un precedente fundamental para la protección de los derechos de las mujeres que van a atenderse a un hospital. Es la primera vez que se investigará a quienes usan su lugar de poder para castigar física y psicológicamente a quienes abortan. Es la primera vez que el miedo a la condena cambiará de bando.

Lo que comenzó ayer no fue solo un primer paso para destapar todas las violencias encubiertas por un Sistema de Salud machirulo y vigilante con la vida sexual de las mujeres, sino también un proceso de reparación para «María Magdalena» y para todes les que la defendieron.