Inicio » Novedades » Comunicados » ¿Antiderechos y Defensora del Pueblo?

¿Antiderechos y Defensora del Pueblo?

El 17 de Febrero impugnamos la candidatura de Ana Valoy, una referente de los conservadurismos religiosos que activa públicamente en contra de perspectiva de género, en contra de la ESI, en contra de los derechos de las mujeres y la diversidad.

Por Mujeres x Mujeres

Compartir

El pasado 13 de Febrero, el diario La Gaceta Tucumán dio a conocer algunos de los nombres que circulan en torno al vacante cargo de Defensor del Pueblo.  Para nuestra sorpresa, y horror, entre la lista de postulantes se encontraba el nombre de Ana Valoy ( a cargo del Observatorio de la Familia de la Municipalidad de Yerba Buena).

Para refrescar la memoria, Ana Valoy es una activista en contra de los derechos de las mujeres, quien según información publica, también pertenece al partido “PRO” de Tucumán.  Asimismo, es una de las fundadoras del nuevo partido evangélico “Una Nueva Oportunidad”.

Su afiliación político-partidaria no es un dato menor a la hora de impugnarla como postulante al cargo en cuestión, ya que, según lo dice el Art. 123 de la Constitución Provincial:

No podrán los funcionarios judiciales intervenir activamente en política, firmar programas, exposiciones, protestas u otros documentos de carácter político, ni ejecutar  acto alguno semejante, que comprometa la imparcialidad de sus funciones

Su pertenencia partidaria nublará la misión constitucional del Defensor del Pueblo que implica la previsión de un regimen de incompatibilidades que garantice su independencia y objetividad.  Entonces, su mera postulación, independientemente de la impugnación solicitada, es contraria al espíritu mismo del cargo.

Mas su pertenencia a estos dos partidos políticos previamente mencionados no es lo mas preocupante de esta figura publica en un cargo de tal importancia.  En la actualidad, por los compromisos internacionales que Argentina ha suscripto con respecto al género, y en virtud de lo contemplado por el art. 75 inc. 22 que introduce a la perspectiva de género con jerarquía constitucional, ningún funcionario público puede resultar idóneo si no tiene competencias y destrezas sólidas en género.

En este sentido, Ana Valoy no solo no la tiene, sino que públicamente denota su desprecio por el enfoque de derechos humanos llamándolo como “ideología de género”.

Esto la inhabilita en la actualidad para cualquier cargo. Uno de los temas candentes en la actualidad es la necesidad de contar con empleadxs estatales aptos para cubrir el cargo que asumirán. Por ello es muy importante contemplar las inhabilidades e incompatibilidades antes de seleccionar a la futura persona que ocupará el cargo de Defensor del Pueblo. Así, la misión constitucional del Defensor del Pueblo es “velar por la defensa, protección y promoción de los derechos humanos y demás derechos e intereses individuales (…)”

Vimos que la funcionaria municipal del Intendente Mariano Campero, Ana Valoy, militó activamente en contra de la adhesión a la Ley Micaela, se posicionó en contra de la familia igualitaria, se expidió públicamente en contra de la ESI, se manifestó públicamente en contra del Protocolo Nacional de ILE y es desde hace tiempo tenaz desconocedora de los estándares de género y la perspectiva de igualdad de género a las que se refiere como “ideología de género”.

En esta coyuntura histórica donde la perspectiva de género es obligadamente transversal a los poderes del Estado, este tipo de funcionarias dañan y mucho.

 Las políticas de género se implementan en serio o de lo contrario es mejor que el Estado continúe en mora, porque el “como si” de las políticas ya deparó bastante daño. Por eso consideramos en su momento que tampoco podía estar al frente del área género y violencia de la Municipalidad de Yerba Buena y así se lo hicimos saber al Intendente Mariano Campero.

En síntesis,  los antecedentes públicos de activismo misogino de la postulante Ana Valoy justificaron que el día 17 de Febrero del 2021 desde la Fundación Mujeres x Mujeres impugnamos su postulación.

Ni las mujeres, ni las disidencias sexuales, ni les niñes, ni les adolescentes se merecen una defensora como esta. 

Contacto