Inicio » Novedades » Comunicados » Banderas a media asta en Tucumán

Banderas a media asta en Tucumán

Sobre las banderas municipales en favor del aborto clandestino

Por Mujeres x Mujeres

Compartir

Desde Mujeres x Mujeres  REPUDIAMOS las muestras antidemocráticas, nada republicanas y sobre todo, la profunda discriminación hacia las mujeres y personas con capacidad de gestar desarrolladas por los municipios de Yerba Buena y San Miguel de Tucumán, luego de que se aprobara la ley 27610 de acceso a la interrupción voluntaria del embarazo.

Las banderas a media asta en favor del aborto clandestino ofenden las instituciones de gobierno, violentan a las personas con capacidad de gestar  y empañan la democracia.

Como ya quedó claro durante el debate legislativo en ambas cámaras, la ley de IVE era una deuda de la democracia y su sanción efectivizó la vigencia de los ddhh de mujeres y personas con capacidad de gestar. Cualquier tipo de pronunciamiento institucional en contra de la ley como declararse pro vida, banderas a media asta u otro tipo de acciones similares, no sólo carecen de eficacia jurídica sino que tampoco deben verse como el ejercicio de la libertad de expresión, en tanto no son más que un acto de desprecio a la democracia y una muestra más de la violencia hacia las mujeres que solo los fundamentalismos son capaces de sostener.

Nos llama poderosamente la atención que habiendo sido Tucumán testigo de crueles femicidios este 2020 pasado,  jamás se tomó esa medida en señal de respeto. Lo mismo que con casos señeros de gatillo fácil como el de Facundo Ferreyra y de desapariciones sospechosas a manos de las fuerzas policiales como el caso de Luis Espinoza, ninguna muestra de dolor por esas vidas.

Defender la vida exige empatizar con todas ellas, incluso con las que le parece a funcionarios patriarcales, machistas y racistas que valen menos o no valen nada, como las nuestras.

Queda al descubierto en estas performance políticas el desprecio inocultable por la construcción social de consensos, la misoginia que impregna a la vida política de nuestros representantes, la falta de respeto al funcionamiento democrático de nuestras Instituciones y el imperdonable desdén por el sistema republicano de gobierno.

Basta de violencia institucional de género, basta de pervertir la política !

Contacto